Adiós…aunque te pienso

No sé porque te quiero

¿Por qué me has brindado tus días?

¿Por qué buscabas mis risas?

Me robas sueño, me robas besos…

 

No sé por qué te quiero.

Eras el lobo portando una rosa,

la fuerza del impulso contenida en un susurro,

las ganas de poseer envueltas en dulce entendimiento.

lobo

Y aunque diga tu nombre cuando no debo…

tu rosa terminó hiriendo el sentimiento,

tu impulso dañando todo mi cuerpo,

tu posesión eliminando toda pasión y deseo.

 

Y…por todo ello,

aun queriéndote como te quiero,

te digo adiós aunque te pienso.

Autor: Sole Moreira

Fotografía: de la red

Derechos reservados

 

Adiós laberinto

Resurge la esperanza

un tímido brote de posibilidad,

la prueba de que existe algo más,

la afirmación de que la sequedad es aparente.

 

Resurge la esperanza

envuelta en apacible calma,

la quietud interior necesaria,

una mente que por fin descansa.

Flor desierto

Resurge la esperanza

con gotas de apacible comprensión,

tímidos granos de aceptación,

una minúscula playa de reconocimiento.

 

Porque has vuelto a creer en ti,

apartando a quien te hacía dudar,

escuchando tu razón y no la suya.

Porque has abandonado el laberinto

aquel que tejió para ti

quien solo entiende vivir odiando.

Autor: Sole Moreira

Fotografía: de la red

Derechos reservados

Deseo no es amor

Si me obsequias tus risas

luego no borres mi sonrisa.

Si me obsequias tu calidez

luego no enfríes mi alma.

 

Quiero tu sonrisa desinteresada,

aquella que en verdad cree en mi,

la que despeja incertidumbres,

la que alegra el corazón.

 

Quiero la complicidad de las palabras,

las que dicta el corazón sincero,

las que no entienden de secretos,

las que quieren ser dichas al mundo.

manos

Si me regalas tus risas,

si consigues que vuelva a creer en la ilusión,

sé valiente y afronta tus actos,

pues te habrás ganado mi corazón.

 

Así pues no obsequies calidez

si no pretendes mantener viva la llama.

No confundas amor con pasión

no digas te quiero cuando solo deseas.

 

Regálame tus sonrisas

para borrar mis dudas.

Bríndame tu calidez

si brota de tu corazón.