Ama, siente…pero cree en ti

Nadie tiene el poder de encadenar tu vida salvo los sentimientos. Nadie tienes permiso para vendar tus ojos salvo los sentimientos.   Es posible huir del más astuto carcelero si sientes la huida necesaria. Ser consciente de cuanto ven tus ojos si arrancas la venda al sentir su oscuridad.   Grilletes que llevamos con gustoSigue leyendo “Ama, siente…pero cree en ti”