Una declaración de intenciones es cuánto enmarca tu porte desoyendo la aridez. Una oda a la pureza del vocablo vida es cuánto evoca tu imagen anulando el desértico silencio.