Golpe de efecto

¡Arrollando la asfixiante carencia!

así te veo.

¡Invitación a izar la lanza!

así te siento.

 

Arrolladora explosión de color.

Clamando porque haga mío viento y calma,

porque llene mi espacio  con mezclas de frío y calor,

consigues entienda la imperfecta madurez del caminar erguido.

 

Explosión de color cautivadora de sueños.

Tú, con tu mágico movimiento, tu paso por el momento,

consigues abrace el anhelo, el sí quiero,

el no hay duda, puedo.

Activas cuanto motor poseo

llevándolo al engranage perfecto.

 

Explosión de color, mágica imperfección del momento.

No desaparezcas de mi tiempo,

sigue enfureciendo mi calma,

apremia el movimiento.

_______________

Autor: Sole Moreira

Derechos reservados

IMG-20170320-WA0013

No te agotes, reinventa tus estructuras

Imagina,
la armonía de
una flauta al despertar.
Prueba,

el sabor del silencio que lleva a la verdad.

Nada acaba,

cada paso nos invita a comenzar.

Nada frena,

salvo el pánico a afrontar la realidad.

 

La advertencia de un stop
no es suficiente para callar tu instinto.
¡Estás vivo!
Todo puede traducirse en renacer.

 

Nada acaba,
si aprendes a escuchar tu propio silencio.
Nada frena,
tan solo hay que adaptar al Imaginamomento la nueva pisada.
Imagina,
la melodía caminando a tu lado.
Prueba,
atrévete a imprimir tu propio ritmo al día.
Vive adaptando el tiempo a tu tiempo.
Y sonríe,
sonríe porque has sido capaz de mantener vivo tu día.

__________________________

Autor: Sole Moreira

 

Anuncios

Tiempo de latidos

Tiempo,

flotando en el recuerdo.

Tiempo,

tentativa del sí,

misterio exhalando risas, vivencias,

latidos vida.

Mi río,

navegando su tiempo,

hoy arriba en tu mar.

 

Hola amigo,

de nuevo estoy aquí.

Hola amigo,

emergiendo del recuerdo,

hoy, mi proyecto,

abraza tus vivencias.

Porque el tiempo,

a pesar de la cascada

que pretende romper este río,

me habla de latidos de vida,

tu mar de positivos.

 

Mi río,

navegando su tiempo,

mi río,

apostando por el sí,

desembocó en tu mar

y quedó atrapado en tu realidad.

 

Hola amigo,

de nuevo estoy aquí.

Hola amigo,

de hecho, nunca me fui.

 

Quizás me creías perdido

en mi silencioso momento.

Estoy aquí,

nunca me fui.

Entre lágrimas de impotencia

mi tiempo alcanzó tu vida,

descubrió tu mar,

esa brisa que refresca el ánimo.

 

El tiempo,

por siempre,

el tiempo,

más allá del momento,

será  fiel aliado

de este continuo caminar de mi río hacia tu mar.

_______________________________

Autor: Sole Moreira

IMG-20150808-WA0043