Recuerda

11067470_1444696025821761_8521273412408961863_o

Las palabras brotaron de tu boca
y lágrimas recorrieron mis mejillas
No por el daño de lo escuchado
Sí porque odio verte mal

Si fuésemos desconocidos…
No sabría de tu dolor
Me resguardaría del peligro
No dolería tanto el vacío

¿Has amado realmente o simplemente necesitado?
¿En verdad sentías o solo eran sensaciones?
Y…si amabas y sentías…
¿Por qué no confiabas?

No soy tu ángel
Nunca lo he sido
Ahora es mi turno
Déjame ser

Anuncios

¿Qué esconde tu mente?

miedos

Busco y…solo encuentro cosas
Pensé que había aprendido
Y siento que no sé nada
Necesito profundiza, interiorizar lo vivido

Palabras vacías mantienen mi sueño
Me gustaría entrar en tu mente
Saber si sientes al decir te amo
Saber si crees en mis te quiero

No sé si estas asustado
Si no quieres bajar la guardia
Si la herida ha sido tan grave que…
Te cierras, no sientes…
Y si sientes…es a medias

No te rindas antes de empezar
Cree en la posibilidad

Volaré

angel 11

A pesar de los grilletes
Por más murallas que erijas…
Me volveré Sansón y romperé las cadenas
Seré alpinista y escalaré las montañas
Veré un sí a pesar de leer no
Porque…
No habrá obstáculo de palabra, echo u obra que me lo impida
No habrá negación lo suficientemente fuerte que logre callarme
No habrá tempestad que nuble mi mente

Volaré…no se sí en cuerpo, alma o espíritu pero lo haré

Ángel y Demonio

angel demonio 2

Todos llevamos dentro a esa dulce persona que escucha y comprende. El problema está en encontrar el equilibrio entre ángel y demonio, en saber cuando ha de jugar cada cual.
No impongas barreras a tu luz por temor a que la oscuridad la agote.
No dejes que la pureza del blanco se vea corrompida por el rojo dolor.

La vida, es una paleta de colores en la cual, hasta el negro más intenso tiene cabida, solo es necesario saber cuando has de elegir cada tono. Aprecia el valor de cada instante, de cada matiz y nunca te olvides de cuidar a tu Ángel y jugar con tu Demonio

El don de la paciencia

mujer sensible7

Aprender a esperar con una sonrisa
No olvidarse de la existencia de posibilidades
Saber escuchar para apreciar un medio sí cuando dicen no
Tomar ese sí a medias y alimentarlo hasta que florezca el SÍ
Ceder sin anularse si no aprendiendo verdades que no veías
Explicar tus verdades sin imponerlas

mujer sensible9

Es…un don, no cabe duda. El que lo posea debe cuidarlo como el mayor de los tesoros y…aquel que se aprovecha de quien lo tiene cuidar de no abusar pues…también puede agotarse, vaciarte de tal modo que ya no estés la próxima vez que te necesiten.