Palabras que invitan

Vibración que invita

Soledad que encuentra

Cansancio de culpas

Inquieto vagar.
Palabras reavivando el deseo

y el cuerpo se rinde al calor

el niño despierta de su letargo

la alegría diluye el temor.
Surge pues ese amor vuelto poesía

la soledad se difumina

se torna firme el camino

tu vida se reafirma.
Si has conseguido inspirar mi poesía

no temas ahora su verdad

no tornes rudo al caballero.

Olvida el vocablo engaño en este nuevo despertar.

________

Autor: Sole Moreira

Derechos reservados

Anuncios

Horas para vivir

Te despierta la oscura madrugada

un nuevo comienzo.

Saludos, despedidas… aquel que cuida, el que deja…

Fotografía viva de una ley, la de la vida.

 

Idas y venidas que precisan desconexión.

 

Horas de introspección y análisis

búsqueda de ese algo más.

Nubes caminando en medio  del tránsito

y nuestra fuerza trabajando en disiparlas.

 

¡Horas para vivir!

 

Vivir el recuerdo de quien nos dijo adiós,

comprender que un mal momento no solo causa dolor.

Vivir la nueva ilusión surgida

diseñar un mapa lleno de posibilidades.

 

Horas en las que el que cuenta eres tú

 

Tú, con tu lucha interna.

Tú, con los afectos renovados.

Tú, con las ganas a flor de piel.

En cada oscura madrugada recuerda hacia dónde quieres ir tú.

___________________

Autor: Sole Moreira

Derechos reservados

mujer-sonando-10

 

 

Rasgando el aire

Despertar del espíritu

Provocado por la magia de tu arco

El que dibuja caricias en mi manto.

Sonrisa del alma

Vuelta niña de tu mano

La que rasga el aire a mi paso.
Baile de voluntades

La mía queriéndose imperturbable

La tuya deseando alterar mi estado.

Ese arco taimado me puede

Su sonido, su tacto, su canto

Por qué?
Por qué hacer latente el vacío

Necesitado el anhelo…

Yacía dormido en su cuna

Por qué lo has despertado?
Violinista de fina mano

Ahora que me has encontrado

Procura afinar con tu arco

Consigue la melodía que cobre vida en mis manos.

____________

Autor: Sole Moreira

Derechos reservados

Gira con el mundo

Mueves el mundo con tus manos,

sin horas de parada,

sin minutos de descanso.

El día, gira a tu alrededor y

las manos no cesan ni aún dormida.

 

Mueves el mundo con tu cuerpo

sin temor ante tal hecho.

Él  responde a tu mandato,

impulsa tu mundo a cada paso

divagando ante la idea del merecido descanso.

 

Mueves el mundo con tus sueños,

aquellos que dicen ¡puedes cambiar el fallo!

permiten la visión de algo mejor.

Y no esperas a la noche para recibirlos,

tu mente está despierta a ellos en todo instante.

 

Mueve el mundo con cuanto tengas:

manos… cuerpo… sueños…

organiza cada movimiento en tu mente,

acepta el atrevimiento de tu corazón.

 

No existe temor en la supervivencia.

No es posible el dolor que llegue a empañarla.

Tan solo la ilusión de seguir ha de impulsar tu paso,

las ganas de olvidar la supervivencia, de VIVIR

___________________

Autor: Sole Moreira

Derechos reservados

mujer-sombra-3

¿AMOR ETERNO?

Mi fantasía prometió el te quiero eterno a tu realidad,

suavizó con caricias la crudeza de tus días,

aportó la pasión de quien idealiza.

Y razonó, justificó, enmudeció mi protesta

por temor a generar más arruga en nuestra tela.

La creía única, irrepetible… su destino.

 

Ahora calla, asiente, dormita mi protesta

cuidando la hilvanada costura de cuanto queda.

Lo construido me atrapa aunque esté ajada su tela

´mas la fantasía grita:

no temas, actúa, patalea

no consientas que te apague la tristeza.

 

Te prometí el te quiero eterno

y el cariño me acompaña aun cansada la pasión,

mas no permitiré que la tristeza venza.

Construiré  nuevo sueño e ilusión,

aquel que haga vibrar de nuevo mi corazón.

Esta vez no escucharé la protesta de tu razón.

_____________________

Autor: Sole Moreira

Derechos reservados

mujer-paraguas

CESÓ EL VUELO

Lo hice mío, porque lo necesitaba.

Lo hice mío y replegué mis alas.

 

Ya no existía necesidad de surcar el cielo

porque el bosque se convirtió en su reflejo.

 

Alma herida a la deriva,

temiéndose fría y vacía.

Alma dolida y sangrante

la de mi dama errante.

 

Pero el sauce me acarició,

el pino resguardó mi lluvia,

el abeto me mostró el sol y

la madreselva me habló del color.

 

Lo hice mío y replegué mis alas.

Ya no precisaba más vuelo que el de mi mirada.

Lo hice mío porque en él encontré

lo bello, lo humano, lo bueno… al fin te encontré.

______________________

Autor: Sole Moreira

Derechos reservados

bosque-2