Atentamente a mi yo

Hola yo,
hoy me presento, ante ti,
hastiado de tanto huir.
Harto de la presencia que anula,
de tanta palabra ciega, pero bella.

Bella, en su tono y forma.
Bella por cuanto representa.
Pero vacía, al no ser cierta.

Hola yo.
Hoy entendí,
olvidada la verdad de mi discurso.
Conjugué en falso mi verbo,
omití el pronombre correcto.

Hoy entendí, mi fallo en la voz;
una sílaba omitida por temor,
a perder un mundo de dos.

Hola yo,
de nuevo estoy aquí.
Esta vez no existirá quizás o miedo.
Miedo que impida, conjugar correctamente, 
cuanto se refiera al amor.

"Yo quiero", "yo necesito", "yo deseo"
tanto como tú,
¡como tú y tu para siempre!
"Yo quiero", "yo necesito", "yo deseo"
tanto o más que tú.
Y, si tú quieres, necesitas y deseas,
no omitas el nosotros,
¡la voz que habla de entrega!
Si tú quieres, necesitas y deseas,
recuerda que somos dos.

Hola yo,
finalmente estoy aquí,
ahora fiel a cuanto omití.
Mi voz también tendrá valor
aunque se halle inmersa en un discurso de dos.

___________________________
Sole Moreira
Anuncios

Inmovilidad, la justa

Frío,
yermo,
desierto,
en silencio
arrugas tu pelo,
sus hebras de hielo.

Huido,
absorto,
solitario,
adoptas el falso sopor
inducido por el miedo.


¡Vibra!
¡Camina!
Ventila cuanta cana
nació en otra etapa,
de otra aflicción ya vencida.

¡Vibra!
Porque
será tu nervio
el mejor compañero 
para superar la tempestad.

¡Camina!
Porque
solo con acción
hay posibilidad de reacción.
¡No apagues la voz del impulso!

Y recuerda.
Ya sea la respuesta positiva o adversa,
siempre portará pequeños toques de motivación.

_______________________________
Sole Moreira

Por más que pese la mochila, mantén firme tu vuelo hacia la meta

Asfixiante silencio

Difusa niebla despierta mi día,
hoy te sé huida.

Con premura en la acción,
con determinante frialdad, 
tu pisada se fue a otra isla
sin pronunciar un adiós.

Difusa niebla despierta mi día,
opresiva apatía.

Y la palabra no llega,
la noche se antoja eterna.
El camino se repliega evaporando la idea,
la magia que aporta la entrega.

Difusa niebla despierta mi día,
húmeda, fría.

Consiguiendo cegar mi tiempo,
ese que transforma el silencio en arte,
llameante vela traspasando
la mudez que sugiere noche.

Difusa niebla oculta mi isla,
dormida en el recuerdo de tu caricia.

__________________________________
Sole Moreira
Hoy seré niebla, mañana… ¡mañana osadía!

Tic-tac!!

Tic… tac… Tic… tac… Pesadez de las horas agotando el tiempo a través del recuerdo; la imagen de la perdida fluidez de la sonrisa, del abrazo franco…

Pretensión huidiza, dirección nostálgica aquella que nos lleva a vivir el hoy queriendo regresar al pasado. Acaso, no hubo agua vertida durante esos años? Lágrimas derramadas empañando la feliz visión de la posibilidad, de la superación del obstáculo.

No es válido agotar el tiempo en un constante viaje al ayer. Que el reloj trabaje el tiempo. Yo viviré cada hora, desde el alba hasta el ocaso, saludando al presente con la vitamina que aporta la sonrisa abierta, perfecto catalizador de abrazos que hablan.

Si ayer hice frente a cada obstáculo, por qué no presentar también hoy batalla?

_______________

Autor: Sole Moreira

Claqueta y… acción

Bulles.
Eres nervio y razones.
Y sin embargo, te frenas.
Eres idea gritando expandirse.
Y sin embargo, te frenas.
Te frenas.
Por el opresor, el déspota,
el dictador de señas convulsas,
el que sojuzga, el que tan solo cree en su verdad.
¡Actúa!
Abandona reclusión y olvido.
No permitas se desintegren tus manos,
recuerda su fuerza.
¡Actúa!
Descubre la posibilidad de la idea.
Activa tu escudo con convicción y paciencia.
Cree en la posibilidad de traspasar la frialdad inducida por el déspota.

_______________________________

Autor: Sole Moreira

Imagina