Embrujos de vida

Te embrujó la fertilidad de su mente

su mirada cristalina

la frescura de sus gestos.

 

Su olor fue suficiente para frenar tus pasos,

su imagen lo que te impulsó a compartir el tiempo,

pero su interior te embrujó.

 

Y embrujado creaste tu propio jardín,

el lugar donde encontrabas tu paz,

el que te abrigaba cada atardecer.

11954608_1119650111425722_3106973937360132438_n

Embrujado, hipnotizado por cuanto tenías

¡te olvidaste!

Olvidaste convertirte en experto jardinero.

 

Abonabas sus raíces cada primavera,

pero olvidabas cantar mientras lo hacías,

apretabas sus brotes cuando en realidad solo necesitaban caricias.

 

Y el jardín protestó en su madurez,

ya se había acostumbrado a aportarse su propio calor.

¿Para qué esperar el de quien no llegaba?

 

Si la tierra es fértil

el jardín apenas necesita más cuidados

que los que aporta la propia naturaleza.

 

Hoy te digo que:

aunque hipnotizado…nunca olvides

que también has de hipnotizar.

 

Porque puede llegar el momento,

que aún sintiéndolo tu propio jardín,

él quiera estar solo con cuanto ha creado.

Autor: Sole Moreira

Fotografía: de la red

Derechos reservados

Vivir mi verano

Prometí el te quiero eterno.

Me llamabas dándome la seguridad que necesitaba.

Me llamabas… mi fantasía complementaba tu realidad.

 

Yo aportaba la pasión de quién idealiza.

Tú, una realidad por momentos cruda,

aquella que suavizaba con mis caricias.

 

Prometí quererte eternamente

y aún lo sigo prometiendo, si consientes

y entiendes que mi intensidad ya no está.

 

Y es que mi pasión se ha cansado…

quizás apagada por tu fría realidad,

quizás necesitada de pequeños toques de locura.

12016701_1709943392567398_1477743971_n

Pero  mi locura me lleva a tus reproches.

Mis ilusiones se enfrentan a lo obligado,

por antes no haber medido cuanto he dado.

 

Prometí el te quiero eterno

y pretendo y  deseo mantenerlo.

Quizás ha cambiado la intensidad, pero no el sentimiento.

 

Por ello te digo:

léeme entendiendo que no es un adiós

pero quizás si necesite la desconexión del verano.

Autor: Sole Moreira

Fotografía: de la red

Derechos reservados