Sueño imposible

Cómo cuesta mantener quietud y templanza. Cuan difícil es seguir creyendo en posibilidades al verte partir sin mirar atrás. Y no puedo abrir mi ventana, no puedo gritarle al mundo, no debo mover músculo para evitar tu partida. Te dijo ir sueño imposible… Sin apenas conocerte, sin verificar la verdad que encierras… Veo y sientoSigue leyendo “Sueño imposible”

El color de la vida

Todavía recuerdo como flotaba en el aire, como se activaba cada nervio de mi cuerpo. Aun recuerdo el país de los sueños que pretendía crear, que llegué a crear por largo tiempo. No sé en que momento exacto comenzó a resquebrajarse. Sí sé, o creo saber el por qué. Demasiado asentir, perderse en el sueñoSigue leyendo “El color de la vida”

Llegas y…te vas

Vuelvo a leer lo escrito… las palabras dichas con amor, la ilusión latente ante el posible encuentro, la ansiedad con que buscabas mi respuesta, tu insistencia por llegar a mi corazón. Releo tus palabras impresas en tinta, tu apremio por tenerme, escrito en cursiva, Locuras, sueños…risas, cariño, besos…caricias. Y recuerdo… recuerdo como llegaste a mi,Sigue leyendo “Llegas y…te vas”

Crea cada día

¿Por cuanto tiempo podemos detener una vida? Un día…un mes…un año… ¿Cuanto más, vas a permanecer dormido? Callado…distante…al margen… No te engañes a ti mismo, no basta con respirar cada día, llegar a plantearse firmes propósitos y esperar el momento idóneo para cumplirlos. No hay vida en la espera, solo incertidumbre y ansiedad. Cuando loSigue leyendo “Crea cada día”

Siempre al acecho

Acechante, expectante… analizando sus movimientos, recordando lo no hecho , buscas forma y modo de volver a ella. Y aparece el miedo… miedo al rechazo, a lo no dicho, pavor ante el posible fracaso y la triste aceptación de haber olvidado. Olvidado la rosa diaria el  mimo ante un mal día la llamada a deshoraSigue leyendo “Siempre al acecho”

Sin miedo

Lo sé, es difícil encontrar el equilibrio… pero nadie es ángel o demonio. Clérigo, ateo…beato, agnóstico… que más da, todos llevamos dentro un belcebú particular. Mientras el ángel alimenta nuestra alma llevando ternura a donde vaya, el demonio da sustento a nuestra vida, porque la diablura controlada nos hace reír. Déjame hacer mil diabluras escribiendo,Sigue leyendo “Sin miedo”