El color de la vida

Todavía recuerdo como flotaba en el aire, como se activaba cada nervio de mi cuerpo. Aun recuerdo el país de los sueños que pretendía crear, que llegué a crear por largo tiempo.

No sé en que momento exacto comenzó a resquebrajarse. Sí sé, o creo saber el por qué. Demasiado asentir, perderse en el sueño sin analizar hacia donde llevaba… dejarme absorber por los acontecimientos, despedirme poco a poco de mi verdadera identidad. Todo ello fue matando una a una las mariposas sin apenas percibirlo. Y…cuando comencé a percibir su ausencia, seguí dejándome llevar.

Ahora vuelvo a ser yo y reclamo el regreso de esas mariposas a mi vida. Quizás llegue a conformarme con sentirlas durante un instante cada día, pero necesito saber que están ahí.

Un pequeño trocito de mundo lleno de colorido, aterciopelado, delicado y enérgico. Reconocer…creer que vuelve a haber vida en lo que antes había llegado a ser un paraíso.

Mas, ya no quiero castillo ni fortaleza, solo fluir con el día.

FB_IMG_1437041458579

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s