Sin miedo

Lo sé, es difícil encontrar el equilibrio… pero nadie es ángel o demonio. Clérigo, ateo…beato, agnóstico… que más da, todos llevamos dentro un belcebú particular. Mientras el ángel alimenta nuestra alma llevando ternura a donde vaya, el demonio da sustento a nuestra vida, porque la diablura controlada nos hace reír. Déjame hacer mil diabluras escribiendo,Sigue leyendo “Sin miedo”

Me quiebro por dentro cansada, arrugada…sin ganas. Páginas ajadas de tanto ser usadas, hojas rotas por maltrato inmerecido. Una vida en manuscrito, con páginas en blanco por dejarse llevar, denso conocimiento a base de caídas, firmes convicciones al final de cada capítulo. Me quiebro por dentro y… ni quiero ni debo. Revisaré mi manuscrito buscandoSigue leyendo “Sí”