Tu mentira encalló mi barco

Navegaba sin temor saboreando el aire que a mi llegaba. La frescura de la brisa primaveral, el sofocante calor del ansiado verano, las notas de frío impregnadas de otoño, los copos de hielo anunciando el invierno.   Navegaba sin temor escuchando la soledad de otros. Buscando un porque a cada vacío escuchado, acariciando la posibilidad de acompañar,Sigue leyendo «Tu mentira encalló mi barco»

Plácido momento

Sin poses, con natural descuido. Sin capas, desnuda ante las horas. Descalza, arrugada, despeinada, abandonada en la cama envuelta en la dejadez exterior, capturada por la riqueza interior.   Sin frío, pues eres tu propio calor. Sin soledad, hoy eres tu propia compañía. Acunada, mimada, abrigada, arropada, en manos de cuanto te hace crecer, escuchandoSigue leyendo «Plácido momento»

Cae el día

Atardecer hipnótico. Porque hablas de serenidad, susurras envolvente calidez… Eres la nana perfecta para mis sentidos. Atardecer sepia. Anuncias el fin del día mientras, abrazando lo onírico, invitas a seguir creyendo en los sueños. Atardecer que evocas al fantasma de lo perdido, que muestras al espíritu de mi próximo cuento. Tú, que siempre hablas deSigue leyendo «Cae el día»