Punto intermedio

Te vi encantadoramente dominante y mi paso se detuvo. Embriagada por tu amable luz, mi paso se detuvo. El corazón calmo su ritmo, la mente trabajó su duda y mi mano quiso alcanzar tu estela.   Te vi encantadoramente dominante, compañera en la incertidumbre. Permitiendo el abandono de la impulsividad primera invitando al pensamiento aSigue leyendo “Punto intermedio”