Atrévete una vez más

 

Las escondidas cumbres anulaban tu vista, la posibilidad de futuro, de seguir camino.

¿Darías un paso  al frente? ¿Volverías al punto de partida?

El negro de tus ropas te hablaba de abismo, pánico, pavor ante la imagen de la nada. Pero tu intuición consiguió ver al viejo roble tras las nubes.

¿Acaso no habías sido tú como ese roble? ¿Que importancia tenían en tu vida las tupidas nubes y  la negra tela?

Ellas se mostraban a juego con tu alma, la misma que asomada al precipicio cada mañana te recordaba sus ganas de seguir. Eras tú quien estaba deteniendo el tiempo, miedos, dudas y malas lecturas eclipsaron tu espíritu aventurero, tu marca de vida.

Escucha tu silencio una vez más, el sonido emitido por tu alma y da ese paso al frente mirando más allá del precipicio.

  _____________

Autor: Sole Moreira

Derechos reservados

IMG-20160813-WA0020

Anuncios

Tu mentira encalló mi barco

Navegaba sin temor saboreando el aire que a mi llegaba.

La frescura de la brisa primaveral,

el sofocante calor del ansiado verano,

las notas de frío impregnadas de otoño,

los copos de hielo anunciando el invierno.

 

Navegaba sin temor escuchando la soledad de otros.

Buscando un porque a cada vacío escuchado,

acariciando la posibilidad de acompañar,

secando la lágrima con una simple sonrisa,

abriendo mi alma sin esperar más.

 

Navegaba sin temor hasta que mi barco encalló.

Al comprender la falsedad  de tu lágrima,

al entender tu soledad falsa arma,

comprendí tu necesidad de mi, necesidad de tocar,

pero falto de hambre por estar.

 

Y en mi atrapado barco observaba cada gaviota.

Y desde  el desengaño le canté a mi corazón,

le canté lo innecesario de llorar a quien no quiso,

le canté la inutilidad de sufrir por lo que jamás ha sido.

Y mi canto fue escuchado.

 

Y ahora mi barco no se siente encallado.

Ahora se ve varado necesitado de tiempo en calma,

la calma precisa para trabajar en sus motores.

Varado pero seguro de que pronto seguirá  a las gaviotas,

izando velas hacia el sol que cada día me roba una sonrisa.

________________

Autor: Sole Moreira

Derechos reservados

barco botella