Cae el día

Atardecer hipnótico. Porque hablas de serenidad, susurras envolvente calidez… Eres la nana perfecta para mis sentidos. Atardecer sepia. Anuncias el fin del día mientras, abrazando lo onírico, invitas a seguir creyendo en los sueños. Atardecer que evocas al fantasma de lo perdido, que muestras al espíritu de mi próximo cuento. Tú, que siempre hablas deSigue leyendo “Cae el día”