Un simple soplido

El sol brillaba calentando tu piel

pero tú seguías llorando.

Una tímida margarita se posó en tu hombro

pero tú seguías llorando.

Ajena a cuanto acontecía a tu alrededor

…seguías llorando.

12434640_1001911896532809_1830680610_n

Al viento le enfadó tu llanto y habló. Con un soplo apartó el velo de tu pelo, vio tu rostro desencajado por las lágrimas y el enfado se convirtió en ternura.

-¿Qué puedo hacer?- preguntó a la margarita.

-Llévame ante sus ojos- contestó esta.

Un leve soplido bastó para alzarla ante tus ojos .

-¿Ya no se puede ni llorar tranquila?- te preguntaste con enfado.

-Mírala- susurró tu mente mientras tus manos la sostenían- ¿En verdad es tal la desdicha que ya no te deja apreciar la belleza?

Tus lágrimas cesaron ante tal apreciación y la borrosa margarita se transformó en la visión más real que hubieses tenido ese día: ningún agravio recibido se merece olvidar el milagro de la vida.

Siempre habrá quien intente perturbar tu mundo, cierto. Pero nunca olvides que jamás faltará quien te ayude a mantenerlo bello.

Autor: Sole Moreira

Fotografía: de la red

Derechos reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s