Encendiste mi espíritu

Eran tus brazos… tu simple abrazo cuanto necesitaba cuando atendía a tu llamada. Eran tus bromas… tu saber como provocar mi risa quienes se ganaron un lugar en mi corazón.   Llegaste y encendiste mi espíritu recobrando su fortaleza perdida creyendo en mi posible valía. Eran tus sueños tus posibles y alocadas aventuras quienes sacabanSigue leyendo “Encendiste mi espíritu”

Tu portador de risas

Quiero ver tu interior mientras yo te comprendo. Quiero ver tu desaliento mientras yo te alimento.   Quiero ser parte de tu tiempo que entiendas cuanto siento. Quiero ser tu verdad que entiendas cuanto digo. Quiero ver, quiero ser las lágrimas que esconde tu dolor, el hombro en el cual las derrames, el brazo que soporte tu caminar.  Sigue leyendo “Tu portador de risas”