Encendiste mi espíritu

Eran tus brazos…

tu simple abrazo cuanto necesitaba

cuando atendía a tu llamada.

Eran tus bromas…

tu saber como provocar mi risa

quienes se ganaron un lugar en mi corazón.

 

Llegaste y encendiste mi espíritu

recobrando su fortaleza perdida

creyendo en mi posible valía.

IMG-20150911-WA0021

Eran tus sueños

tus posibles y alocadas aventuras

quienes sacaban lo mejor de mi.

Era tu pasado

el reconocer cuanto error habías cometido

lo que me ayudó a percibir y valorar los míos.

 

Llegaste y te abrí mi alma

enseñándote a apreciar el valor de lo sencillo,

mostrándote el color de la verdadera amistad.

 

Y sigo queriendo

la protección de tus brazos,

la alegría de tus risas,

compartir la construcción de tus sueños.

Y sigo creyendo…

que mi alma te ha hablado y tú las escuchado.

Autor: Sole Moreira

Fotografía: de la red

Derechos reservados

 

 

Anuncios

Tu portador de risas

Quiero ver tu interior

mientras yo te comprendo.

Quiero ver tu desaliento

mientras yo te alimento.

 

Quiero ser parte de tu tiempo

que entiendas cuanto siento.

Quiero ser tu verdad

que entiendas cuanto digo.

images (81)

Quiero ver, quiero ser

las lágrimas que esconde tu dolor,

el hombro en el cual las derrames,

el brazo que soporte tu caminar.

 

Quiero ver, quiero ser

cuanta felicidad te ha deparado el día,

participar de cuanto bueno te suceda,

quien te haga reír  después de dar rienda suelta al llanto.

Autor: Sole Moreira

Fotografía: de la red

Derechos reservados

 

Incomprensión

Quizás el comienzo de la soledad sea la incomprensión,

tal vez la definición de cómo pasar el tiempo sea distinta.

¿Porque, cuál es el significado de compañía?

Para el hombre: un posible paso hacia la pasión.

Para la mujer: la posibilidad de conocer, de compartir.

 

El placer de disfrutar de un café en compañía,

la predisposición a compartir impresiones,

el gusto por poder sentir al otro como amigo…amiga.

Conceptos completamente distintos para hombre y mujer,

pues normalmente buscamos satisfacciones distintas.

1909927_10207100548064906_8797395199422022634_n

Generalmente la mujer es atraída:

por la posibilidad de una nueva amistad

por el valor  de un simple abrazo,

por la necesidad de comprender al otro,

por conocer el mundo de la nueva compañía.

 

Lo primero que impulsa al hombre es la atracción,

el grito de su masculinidad ante lo que ve.

Y entiende que todo vale en el juego de la interacción,

y tiende a confundir amistad con búsqueda de placer.

Porque no concibe el tiempo dedicado al otro si no conlleva a ese fin.

 

Pero digo generalmente porque, todavía existen hombres

que se molestan en conocer a la mujer y no al objeto,

que valoran más lo que pueda ofrecerle como persona,

que disfrutan del simple abrazo y beso en la mejilla.

Hombres que entienden a la mujer como a su igual.

Autor: Sole Moreira

Fotografía: de la red

Derechos reservados