Animando el día

Entumecido despertar,

no te acomodes en mi día.

Diez minutos bastan

para aplacar tu apatía.

Minutos de dulces recuerdos,

segundos de abrazos que hablan,

momentos que aman la vida.

Entumecido despertar,

olvídate de opacarme mi día.

Me gusta despertar con la música

que habla de amor, rejuvenecimiento y vida.

————–

Solemoreira

LAS ESTACIONES DEL MAR (5)

PRIMAVERA – TU DUENDE

Atrevido apéndice en mi sueño
reclamándome a su vera.
Así te vi.
Posibilidad en lo incierto
necesitando la admitiera.
Así te sentí.

En la noche de mis mañanas
me invitabas a seguir,
quebrar el no,
olvidar la cautela de mi duna,
desechar lo inerte,
sorber lo óptimo.

Mi sueño captó tu duende,
marea de mil batallas,
afirmación.
Captó el porqué de quien te pretende,
porqué te ama quien te halla.
Eres pasión.

Eres marea alta inundando mi playa,
espabilando el brío
tu tañido.
Cristalino tul trepando esta atalaya,
despejando sus dunas,
lo temido.

Eres marea baja calmando la furia,
instigando al estudio
del pasado.
Contenida efervescencia,
origen de vida,
de futuro.

Eres fructífero pasado,
pleamar de ideas,
firme pilar.
Eres apéndice de un presente,
el que rompe con lo temido
para volver a brillar.

Solemoreira

Las estaciones del mar (4)

PRIMAVERA – RECUPERANDO LA ILUSIÓN

Avance, huida, capricho…
dispar lectura, tu paisaje.

Ilusión que atrapa,
en capricho momentáneo traducida.
Soledad pretendida,
al ir en pos de la huida.
Proyección de nueva ruta,
lectura de avance de vida.

Florecimiento, evasión, antojo…
la visión de tu oleaje.

Paraje, puerta abierta
al amanecer que alimenta.
Idea invitando al mañana,
visión de lo onírico instigadora.
Ocaso con olor a promesa
coloreada de juvenil fantasía.

Campiña turquesa tu ría,
pétalos de despierto rocío.

Unos te leen capricho,
otros buscan en tí la huida.
Yo te siento avance,
amigo despertando la ilusión.
Te siento, resurgir de mi yo perdido,
corazón olor a primavera.


Solemoreira

Las estaciones del mar (3)

PRIMAVERA – BAÑAS MI SENTIDO

Cambiante calma salada…
Reivindicativo grito
tu espuma,
frescor de roca sofocada,
compañera del escrito,
de la pluma.

Cambiante calma salada…
Alborotando el presente
tu sonido,
brisa por todos hablada,
gracia, verdad, mar del valiente
en su nido.

Cambiante calma salada
captando mi atención
con tu aviso,
calmando la hora avanzada,
traspasando mi intención
sin permiso.

Me paré ante tu marina
posando el cansancio que
paraliza,
olvidando al que margina,
despertando al espacio que
moviliza.

Solemoreira

Las estaciones del mar (2)

PRIMAVERA – MIRADA CONQUISTADA

PRIMAVERA – MIRADA CONQUISTADA

Sumido en el laberíntico vacío,

del que pierde cuanto tuvo,

te encontré

gema perdida en el espacio

de un caminar sin rumbo.

Ebria por la mentira bebida,

cediendo el mando al cansancio,

te caminé

mar de tibia arena reactivando el todo,

enseñando al necio.

Desoyendo la verdad dormida,

presa del azote hostil,

te recordé

ocaso inyectando alegría,

playa de marea infantil.

Y en la divagación apagada,

de quien ya se siente nada,

te reconocí

paisaje hermano de la calma,

puente hacia otra verdad.

Te reconocí capaz de conquistar la mirada,

capaz de despertar la esencia,

de invadir

el laberíntico vacío fruto de la pérdida,

con cuanto optimismo tu espejo proyecta.

Solemoreira

Las estaciones del mar (1)

¿Quién eres tú?

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es img_20160819_174602_543.jpg

¿Cuál es la verdad de tu lecho?
¿Cuál el misterio de tu cadencia?
Eres magia.

Líquida masa calmando mi trecho,
verdoso azul despentando mi esencia.
eres alma.

ese aroma que dirige mi paso
al embrujado caminar de tus olas
desarmada

aceptando cuanto brinda tu vaso,
dilatando mis horas a solas
vivificada

con la energía renovada,
aquella que sin medida
tú regalas.

apreciando la alegría olvidada,
el valor de mi propia armonía,
de mis alas.

Solemoreira

Fuerza interior

He de encontrar
cualquier resquicio, haz de luz, ventana abierta.
Dime ¡Actúa ya!
vida, ciencia, herencia, armad mi acción ante esta guerra.
¡Vamos! Seré capaz
la oscuridad no oprimirá la luz de esta mi tierra,
plantaré cara al mal.

Ahora he de apagar
cualquier acción que dicte mi interior,
he de convertirme en iceberg,
tempano de hielo, cazador.
La sombra no me destruirá.

Y tú me ayudarás,
diario de cálidos recuerdos.
Despierta ya tu don,
haremos que el mal reine en su propia prisión.
Porque tú tienes un don
la magia de la ilusión.
Y yo, yo seré el cazador armado con tu ilusión.
--------------------------
Solemoreira