Inocente no tonta

Te mostré a la niña que llevaba dentro y ahora quieres hacerla tu prisionera. Aprovechaste mi inocencia ante la maldad y ahora pretendes transformarme en amargura.   No, va a ser que no lo vas a conseguir, me gusta demasiado mi inocencia, crecí valorando lo bueno de cada uno, me enseñaron a no juzgar porSigue leyendo «Inocente no tonta»