Regresa la música a tu vida

¿Recuerdas la melodía? Primero se movían tus dedos hasta conseguir su ritmo. Después era tu pié punteando distraído cada tiempo.   Desentumecías cada músculo de tu espalda mientras tu cabeza asentía. Y, de pronto, tu cuerpo se alzaba necesitado de seguir el compás, hambriento de liberador movimiento.   No pierdas esa melodía, regala su sonidoSigue leyendo “Regresa la música a tu vida”