Derritiendo el hielo

En la noche se prendió mi llama, cuando vi arder tu barca, bajo la noche estrellada.   Ya no había lugar a negarme, no existían escusas para ocultarme, ni obligaciones para frenarme.   Llegó a mí el calor de la madera en llamas derritiendo el hielo de obligaciones, miedos y dudas, iluminando el crepúsculo deSigue leyendo «Derritiendo el hielo»