Lo sencillo de la vida

Un té y un libro…solo eso
adentrarse en una historia ajena
que aún siendo ajena tiene algo de la tuya.

El calor del té en tu cara
en una tarde fría de invierno,
el calor de las palabras escritas
caldeando tu piel.

IMG-20150812-WA0013

Un té y un libro…calmando tu mente,
evadiéndote de horarios y prisas,
mientras alimentas tu imaginación
y calmas tu sed de conocimiento.

Con que poquito llegamos a sentir felicidad,
cuan sencilla puede ser la vida
si aprendes a disfrutar de aquello que te gusta.
Regala al día un momento de esencia,
un instante donde en verdad seas tú.

Anuncios

¿Quién vela a quién?

Me cobijas, me cuidas, mimas…
mientras me crees dormida ante la vida.
Velas mi placido sueño…
mientras imaginas mi despertar.

A tu modo…
vigilas cada paso que doy,
expectante ante un posible fallo,
viendo daño donde yo solo veo vida.

Pero es difícil, sino imposible
controlar a un alma libre,
frenar su avance por la vida,
aceptar el espacio que pueda reclamar.

11698609_1452696075051428_3157103300690817234_n

Y cuando abro lo ojos…
es lo que encuentras en mi sonrisa,
lo que intuyes mientras me estiro entre las sábanas.
Mi deseo de luchar por un nuevo día.

Y cuando abro los ojos…
soy yo quien vela por tu día,
quien cuida, cobija y alienta.
Quien hace lo posible porque la sonrisa forme parte del día.

Entonces surge el dilema,
¿Quién cuida a quién?
¿Quién posee la fortaleza?
y a veces pierdes tu día buscando la respuesta.

¿Todavía no te has dado cuenta?
Es un cuidarse mutuamente.
Porque donde tú eres fuerte, yo soy débil,
porque cuando tú lo necesitas, soy yo quien te sostiene.

Consentiré tus cuidados… tus mimos,
pero sin permitir que anules mi pensamiento o entendimiento.
Dejaré que veles mi sueño si ello te llena,
más no que frenes mis sueños por tus dudas o temores.

Yo apoyaré tus día y tu vida,
solo pido que tú hagas lo mismo.

Recuerdos

Recuerdos…
nuestro caminar por la vida es un libro de recuerdos,
momentos inolvidable y otros que con gusto tacharíamos.
Pero cada uno de ellos ha servido para llegar a ser lo que somos.
Recuerdos de una infancia arropada,
del padre que se pensaba no era escuchado pero…
cuyas palabras terminaban haciéndonos pensar,
del calor de la madre siempre presta a mitigar el dolor.
Recuerdos del ser que ayudamos a crear,
de su primera sonrisa, sus primeras palabras,
de la plenitud sentida ante su sincero abrazo,
del instinto protector que esa personita desarrolló en nosotros.
Recuerdos de la primera desilusión…
de la impotencia sentida al darnos cuenta que no todo es posible,
del error cometido por no querer escuchar…
del daño hecho en algún momento por nuestra propia inconsciencia.
Recuerdos de ese ser que ahora nos falta,
de sus gestos, sus palabras…
de los bellos momentos compartidos con ella,
y de todo lo que no llegamos a decirle a tiempo.

IMG-20150811-WA0021

Recuerdos…
buenos o malos…todos válidos para hacernos crecer,
para enseñarnos a rectificar a tiempo,
para enseñarnos a valorar cuanto nos rodea.
Y seguiremos nuestro camino a través de todos ellos,
llorando ante la ternura que nos invade ante un dulce recuerdo,
aceptando los fallos cometidos buscando el como rectificarlos,
luchando por ser mejor cada día, por dar lo poco que pueda quedarnos.
Y nuestra sonrisa será sincera
porque brotará cuando en verdad la sintamos,
nuestras palabras se volverán más sabias
por todo lo aprendido.
Y será entonces, solo entonces
cuando nuestro caminar se vuelva firme y seguro,
disfrutando de la placidez del nuevo día,
disfrutando de una nueva primavera en nuestra vida.

Nuestro baúl de recuerdos
nuestro mayor tesoro.