Vigila la tormenta

Cuando la tormenta se avecina captura cada nube… que no lleguen a chocar, intenta que el rayo no consiga estallar. Cuando la tormenta se avecina conviértela en bola de papel, apretando fuerte, haciéndola compacta… y lánzala lejos, con ímpetu sin miedo. La mayoría de las veces… somos nosotros mismos quienes permitimos su avance, nosotros mismosSigue leyendo “Vigila la tormenta”