No juzgues sin escuchar

Juzgar…prejuzgar…
nuestros principios de vida…los ideales a alcanzar
rectitud… rechazo sin escuchar razones
¿De que vale todo ello?
¿Para que nos sirve…si nos lleva a la soledad?

¿Quien es más culpable?
El que incita, lo hace con pleno conocimiento de causa.
El que cae…se pone mil excusas, todas ellas válidas para recaer.

El incitador no tiene perdón porque juega con el débil,
más…el débil tampoco lo tiene por buscar la solución más fácil.
Pero tanto débil como incitador tienen corazón,
el uno lo lleva en la mano y por ello es simple derrotarlo,
el otro lo guarda bajo una coraza y no ama solo disfruta.

agarrarse a la vida

Es curiosa la vida
un día te lo da todo…al siguiente te lo quita…
y entonces la soledad se apodera de ti.

En medio de esa soledad aparece lo que llegas a llamar ángel,
entonces quieres borrar el pasado…dejar la debilidad, dejar de jugar con otras vidas.
Entonces quieres volver a ser quien eras, recuperar tus principios.
Entonces necesitas la fuerza de tu ángel para reiniciar tu vida,
necesitas su apoyo para volver a sentirte el hombre fuerte y seguro.

En ti está el llegar a recobrar parte de lo que has sido,
en los demás…ver más allá de lo que has llegado a ser,
en los demás…tender su mano y decirte “volvamos a empezar”

Todos tenemos un corazón en el cual cobijar a alguien más.

Anuncios

Tu apoyo, aunque no quieras

En su seno descansas…hayas paz,
sin poses, sin medir palabras…
ahí eres tú en verdad.

No hay oveja negra…
solo seres incomprendidos,
ni pienses en el miembro perfecto…
quizás llegue a cometer mayor error que el imperfecto.

Aquel que invita a la locura…
el que brinda mayor amor.
Aquel que invita a la cordura…
tenderá su mano al hermano sin dudar.

IMG-20150615-WA0015

Y da igual cuantas páginas la integren.
La apariencia dura del patriarca
o el tacto cálido y suave de la madre,
siempre sostendrán su contenido.

Y llorarás con ellos cual niño
por lo perdido…lo sufrido.
Y reirás con ellos cual niño
por los recuerdos…lo vivido.

Tu familia…tu manuscrito,
el hermano lleno de dudas,
el que siempre tiene respuesta,
el que te invita a disfrutar cada día,
el que vive buscando un porque a todo…

Tu familia…tu manuscrito,
la que siempre está…
la que impulsa tu vida cuando no encuentras camino.