Restaurando dos vidas

Hijo del amor ahora huido,

premio de lo bello compartido,

sangre esculpida y vuelta vida,

centro de cuantos giros pueda dar la mía.

 

¿Cómo explicar esta guerra de maestros enfrentados?

¿Cómo mitigar la visión de espejo resquebrajado?

 

Si ni siquiera somos dueños absolutos de nuestra vida,

cómo pretender serlo del amor hacia otro.

Tiempo y hábitos pueden llegar a robar ese querer amando,

disfrazar el sentimiento de confianza y compañerismo.

 

El problema surge cuando eres consciente del disfraz,

y decides abandonar la máscara.

 

Entonces llega el momento de partir en dos el espejo,

mantener confianza y compañerismo como lo que son,

valorar la necesidad de volver a conocer ese amor que todo lo puede,

o conformarte con los momentos disfrazados de perdida pasión.

 

Difícil que comprendas la ruptura de lo que creías inseparable,

que no intentes ver posibilidades donde otros solo aprecian desgaste.

 

Por supuesto que existen posibilidades.

Tus escultores podrán mantener la amistad fruto de lo vivido,

seguirán siendo piña cuando el problema aceche.

Pero tal vez precisen de su propio espejo para ser eso que llaman “felices”

 

No creas fracaso lo que ahora sabes y no entiendes,

tan solo es restauración de dos vidas que te quieren y se quieren.

______________________

Autor: Sole Moreira

Derechos reservados

espejo roto

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s