¡Vamos!

Cuando sientas que todos los caminos se cierran, cierra los ojos e imagina que todo vuelve a fluir. Si no consigues imaginar, si tan solo ves oscuridad, házmelo saber. Mi tiempo será tuyo, mi mano será prolongación de la tuya y…por un momento sentiremos la vida juntos. Pero no te encierres en la soledad mientrasSigue leyendo «¡Vamos!»