Créelo, vivir…es bello

Con lo bonita que es la vida, la fuerza con la que luchamos por aferrarnos a ella ante una enfermedad, la búsqueda de vitalidad cuando nos falta…

Me pregunto por qué muchos se olvidan de esa belleza cuando en su vida algo no funciona bien. Por qué ante un pequeño fallo o falta, se introducen en un mundo de recriminaciones y reproches.
Desaparece pues la belleza en su vida y surge la visión negativa, la autocompasión. Ese ser poco a poco se va introduciendo en un callejón cuya salida solo encuentra cuando alguien se la muestra, porque en esos momentos el pensamiento negativo no le deja ver más allá del obstáculo que lo ha generado. Esa persona, poco a poco, va haciendo de su vida un círculo vicioso, pasando de la alegría al desánimo sin previo aviso, pendiente de tener al lado al ser que poco a poco se ha convertido en el bastón cuyo apoyo es fundamental para sacarle de su percepción pesimista de la vida.

image (23)

En verdad no hay soluciones milagro ante los problemas cotidianos, más sí es necesario no perder nunca de vista el valor de saberse vivo y no dejarse hundir por ellos. La muerte es el único obstáculo insalvable, el camino de no retorno. Lo demás, amigos míos, siempre es superable.
Nunca perdáis de vista la importancia de poder levantarse cada mañana, lo gratificante que os haya podido aportar cada día. No podemos evitar el dolor, la desilusión… pero sí podemos empezar a darles menos importancia, empezar a combatir cada minuto de dolor con otro de alegría, a ser consciente de que cada fallo cometido es una lección aprendida. Aprendamos a ser conscientes de que todo problema tendrá la importancia que querremos darle, pues todos…todos salvo uno tienen solución.

Introduce un poco de optimismo en tu vida, solo tienes una.