Guiño amigo

Hoy tomé prestado tu guiño.

Abrazado por aquello cuanto no entiendo,

aún preso del inmovilismo más fiero,

busqué tu sedosa textura,

abrí mis ojos a lo impreso en pluma

y lo encontré.

 

En el laberinto de un jardín nacido de espinas,

atrapado entre cuanta vocal uniste a la consonante precisa,

hallé el guiño que impulsaba al entendimiento,

perfecta arma ante el inmovilismo.

Lo atrapé,  por un instante lo hice mío.

 

Y entendí

comprendí que no hay mayor inmovilismo

que aquel impuesto por uno mismo.

Comprendí que por más dudas que siembre el día,

es preciso seguir camino fiel a cuanto estimo,

mantener el alentador guiño.

________________

Autor: Sole Moreira

Derechos reservados

mujer sombra (2)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s