Inmóvil pero viva

Dos islas separadas por un mar de incertidumbre, rocas que tan solo rozan el agua por temor a hundirse, arena negándose a abandonar su playa temiendo perderse entre los arrecifes, palmeras temerosas a dejarse llevar por el viento y perder sus raíces. Dos islas comunicándose a través del fuego nocturno, rocas expectantes al acercamiento centímetroSigue leyendo “Inmóvil pero viva”