Reestructurando una vida

Y por fin llega la hora en que puedes volver a pensar en ti, el tiempo de valorar lo conseguido hasta el momento.
Estática y desnuda ante lo que sientes: satisfacción e inquietud. Satisfacción por todo aquello aportado y recibido en los años pasados, inquietud ante cuanto pueda deparar el futuro.

Llega una nueva etapa, en la cual comienzan a romperse rutinas y esquemas, el comienzo de algo nuevo, el reencuentro con tu propio yo.

Hay tantas posibilidades, tanto nuevo por vivir…que la decisión sobre cual camino recorrer se vuelve si no difícil ciertamente inquietante.

11997974_1708051349423269_1123828876_n

Y decides frenar el avance galopante, bucear entre las diversas alternativas hasta conseguir una primera visión de cuanto queda por venir.

Lo correcto e incorrecto pasan a tener diferentes matices, porque comienzas a dar paso a la permisividad, a valorar cuanto puedas hacer por tu felicidad. El mundo vuelve a tener un sin fin de tonalidades, es hora de despedirse del blanco y negro.

Y en tu rincón vuelves a la posición fetal, dispuesto a renacer con fuerza y coraje suficiente para dar rumbo a la nueva etapa de tu vida.

“Nunca te niegues ese tiempo de soledad tan necesario para llegar a comprenderte a ti mismo y encontrar el camino hacia tu renacer”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s