Está en ti

Ilusiones, sueños, risas…
llanto, dolor, conflictos y… amor
ese amor incipiente…el que es pura ternura
ese amor que quema…donde solo impera la pasión.

Es tu manuscrito, tu vida.
Aquel en cuyas páginas el amigo incondicional
siempre está presente, atento, latente.
El amigo que da cuanto recibe y más.

18616_1667831446778593_8526767613292926395_n

Es tu manuscrito, tu vida.
Capítulos salpicados de vivencias
de la mano de tu compañero de aventuras,
el que te acompaña en la tan necesaria evasión.

Es tu manuscrito, tu vida.
Folios salpicados de risas entre copas
con el colega siempre dispuesto a tomar una más,
el que te ayuda a olvidar la sensatez por una noche.

Es tu manuscrito, tu vida
no le prives de comprensión, vivencias y locuras.
Pero nunca, jamás te olvides del mayor de los sentimientos
el amor por todo aquello cuanto narres

Anuncios

Te lo entrego…sin preguntas

Todo luz…esperanza,
Solo cariño…ternura,
Sueños…ilusiones…
¿Por qué?

¿Por qué te empeñas en apagarme?
Por qué no aceptas lo entregado
lo dado sin pedir…
Por qué insistes en ver más allá.

image (25)

El dilema más grande de todos los tiempos
el amor en cada una de sus facetas.
Nos volvemos egoístas y buscamos el todo o nada.
Disfruta lo ofrecido sin más.

Porque si conviertes tu existencia
en la búsqueda de lo absoluto, perderás.
Te perderás la fuerza de cada momento,
disfrutar la sonrisa abierta, el regalo de un beso.

El amor con mayúsculas no dura eternamente.
No te pares a analizarlo
disfrútalo mientras roza tu camino
y vívelo con la intensidad que reclama.

Quizás si te permites quererlo sin más,
lo disfrutas y sientes sin analizar,
tarde más en extinguirse el fuego
y cuando lo haga quede la ternura del dulce recuerdo.

Por todo ello te pido:
disfruta de lo dado,
no me apagues ni extingas,
acepta lo entregado y brilla con mi luz

¡Aunque duela!

Desengaños, desilusiones…trocitos de ti que se van quedando por el camino si te permites sentir la vida.
Y por más que digas “No quiero sufrir”, es inevitable no hacerlo cuando te entregas.
Nosotros solo podemos jugar con los tiempos, acortar el período de dolor. Porque curiosamente duele más vislumbrar el final que llegar a él.
Cuando aceptas la desilusión, luchas por superarla. Mientras mantienes la esperanza, te aferrar a ella
omites el puñal que cada negativa, cada silencio, clava en tu interior.

IMG-20150615-WA0025

Una vez dices adiós, no hay tiempos muertos, incertidumbre… solo imágenes, palabras que quieres creer ciertas en el momento que fueron dichas. Y poco a poco te permites recordar buenos momentos, te auto impones rellenar los espacios vacíos, recobrar la fortaleza, la seguridad en ti mismo.

Mientras te niegas la despedida…el mutismo, el no saber si estás, atraen a la incertidumbre y con ella el desasosiego, la búsqueda del por qué. Desaparece la alegría de lo vivido… te fuerzas a seguir sonriendo, mientras mides tus palabras, tus actos.

Prefiero decir adiós a tiempo, despedirme antes que anularme. Porque…a pesar del vacío, del sentimiento de fallo al perder, seguiré siendo yo. Sin temor, sin dudas…sin permitir que el posible fallo consiga que no crea en mi.

Aceptaré que vivir, amar, sentir… puede llevarte tanto a la felicidad como al dolor. Pero no dejaré de vivir amando cada instante, sintiendo lo que expreso.