Entre palabras

Me quedo entre mis libros
sumergida entre sus páginas
Me quedo en mi refugio
inerte… estática
Me quedo con lo escrito
no duele, es magia
Me quedo y me revelo
ante el mundo y su sátira

11312963_1672399209655150_5984983135993030927_o

Porque solo estaré inerte en apariencia
solo mostraré pasividad ante el que no ve más allá
Porque lucharé bajito, con palabras escritas
lucharé lento, entre página y página
Porque lucharé para ganar la mayor de las batallas
enfrentarme ante lo impuesto sin gritos, sin rabia
enfrentarme a tus recelos callada, sin habla
enfrentarme a mi futuro con la mente, con el alma

Quizás me veas estática en mi rincón…
más ten por seguro que es apariencia no realidad
porque mente y alma trabajan al unísono cada segundo
porque mente y alma inspiran lo escrito, adsorben lo leído
y día a día, página a página
lo leído ayudará a lo escrito
y lo escrito inspirará al alma
y el alma…encontrará el camino

Anuncios

Sin prisa…pero sin pausa

Y entonces vuelves a caer…
y el cansancio te abate…
la angustia te puede…
de nuevo el sol está oculto entre nubes.

11262284_1667831463445258_3677752508883605615_n

Y es que te empeñas en ir más allá,
en alcanzar lo que todavía se resiste,
en adelantar acontecimientos,
en ver resultados a mitad de camino.

Y vuelves a caer.
Arrasando con todo a tu paso,
haciendo más daño del necesario,
desandando el camino recorrido.

Y entre lágrimas, eres consciente del fallo,
entre lágrimas, te reprochas la impaciencia,
y vuelves en busca de apoyo,
pero con ganas de finalizar la batalla.

Y pierdes la fuerza…
pierdes la fe en conseguirlo,
agobio, angustia…dolor
por falta de templanza, de no saber esperar.

Más el bastón que te sostiene es fuerte,
no cede ante angustia o dolor,
no quiebra ante la falta de esperanza,
y los cúmulos se transformar poco a poco en cirros.

Y por ello…
algún rayo de sol comienza a calentar tu día,
y el quizás paso a paso vence al nunca
mitigando esa losa que tienes en el pecho.

Más deja de recaer una y otra vez,
hasta el cayado más fuerte puede quebrar
la tormenta arreciar más fuerte…
¿Y luego que harás…?

No apremies, no hay prisa
y piensa…
piensa que es mucho más importante el paso tambaleante que das día a día hacia tu meta.
Pisa sin miedo, pero siempre hacia adelante con paso firme, creyendo en lo que haces.