Dolor e ilusión

No permitas que el vivir por una ilusión lleve lágrimas a tu vida. No permitas que aquello que te hace vibrar gire tu camino hacia el dolor, disfrazándolo de momentánea dicha. La ilusión no tiene defectos, es perfecta en toda su esencia puesto que, como buena ilusión, tendemos a amoldarla a nuestro antojo, a dotarlaSigue leyendo “Dolor e ilusión”