Disfrazas de pasión la palabra

rompes barreras.

Pides un único y loco momento

se te concede.

Tu pasión no tiene freno

mientes, avaro compañero.

Cuando llamas sentimiento al fuego

mientes…

y luego, te arrepientes.

Disfrazas de olvido la falta

siembras la duda.

Pides presente sin pasado

¡ruegas!

Ahora, esta barrera rota,

no elude mentiras ni atiende ruegos.

Ahora, la realidad camina a la vera del sentimiento.

corazon-1

Fuerza interior

He de encontrar
cualquier resquicio, haz de luz, ventana abierta.
Dime ¡Actúa ya!
vida, ciencia, herencia, armad mi acción ante esta guerra.
¡Vamos! Seré capaz
la oscuridad no oprimirá la luz de esta mi tierra,
plantaré cara al mal.

Ahora he de apagar
cualquier acción que dicte mi interior,
he de convertirme en iceberg,
tempano de hielo, cazador.
La sombra no me destruirá.

Y tú me ayudarás,
diario de cálidos recuerdos.
Despierta ya tu don,
haremos que el mal reine en su propia prisión.
Porque tú tienes un don
la magia de la ilusión.
Y yo, yo seré el cazador armado con tu ilusión.
--------------------------
Solemoreira

Más allá del sentimiento

Mientras la vida de Ángela se paraliza, ante la inminente despedida a su madre, Santi traza lo que denomina un plan perfecto “sustituir días de dolor por horas de placer”. Con la seguridad que le aporta su mundo cerebral y previsor, da las primeras pinceladas a su plan de rescate creando un perfil en una página swinger.
Lo que Santi no ha tomado en cuenta es el sentimiento intrínseco en las acciones de su compañera de aventuras.
¿Podrá Ángela manejar la frialdad necesaria para navegar en un mundo que está “Más allá del sentimiento”?

Atentamente a mi yo

Hola yo,
hoy me presento, ante ti,
hastiado de tanto huir.
Harto de la presencia que anula,
de tanta palabra ciega, pero bella.

Bella, en su tono y forma.
Bella por cuanto representa.
Pero vacía, al no ser cierta.

Hola yo.
Hoy entendí,
olvidada la verdad de mi discurso.
Conjugué en falso mi verbo,
omití el pronombre correcto.

Hoy entendí, mi fallo en la voz;
una sílaba omitida por temor,
a perder un mundo de dos.

Hola yo,
de nuevo estoy aquí.
Esta vez no existirá quizás o miedo.
Miedo que impida, conjugar correctamente, 
cuanto se refiera al amor.

"Yo quiero", "yo necesito", "yo deseo"
tanto como tú,
¡como tú y tu para siempre!
"Yo quiero", "yo necesito", "yo deseo"
tanto o más que tú.
Y, si tú quieres, necesitas y deseas,
no omitas el nosotros,
¡la voz que habla de entrega!
Si tú quieres, necesitas y deseas,
recuerda que somos dos.

Hola yo,
finalmente estoy aquí,
ahora fiel a cuanto omití.
Mi voz también tendrá valor
aunque se halle inmersa en un discurso de dos.

___________________________
Sole Moreira