Amor huido

¿Por qué?

¿Porque nunca lo he tenido?

Muerto, igual que tus regaladas flores.

Y hoy, entre manidas y duras palabras…

lo siento muerto

 

Pero… ¿Por qué?

Ni un adiós, ni una lágrima…

Y yo, llorando cual niño,

triste ante tu recuerdo.

 

Tan lejos del infierno y de ti.

Encendiendo el fuego, anegando el alma

tu nombre y tus palabras recordadas.

Dulce y doloroso amor huido.

Y veo tus marchitas flores regaladas

y mi cielo se vuelve duro, negro… gris.

Y recuerdo como llegaste a tocar mi alma

y mi musa aparece mientras se enciende la llama.

 

No te diré adiós,

ya te has convertido en mi mismo.

Ahora solo quiero escuchar a mi musa,

la que habla del lejano infierno y el triste cielo.

 

Me aferraré al adiós no dicho

pensando en el retorno de lo que huyó.

Y te regalaré cada día una lágrima de mi alma,

hasta que comprendas que en verdad te necesitaba.

___________________________

Autor: Sole Moreira

Del Blanco y negro al color

Anuncios

Me has leído

Y ahora que me has leído,

piensa en el miedo, las lágrimas, la falta de emociones,

en todo invidente de emociones que terminó tallando tu escudo.

Asómate al mar buscando el por qué, analizando el después.

Y sabiéndote madre, padre, hijo, hija… ábrete

a la realidad del amor huido, el imaginario sentir, el depredador de momentos.

En medio del vacío encontrarás el sol que caldeará tu otoño y,

conociendo tu idea, locura y necesidad

templarás tu pluma.

Cada recuerdo amigo será un puente hacia el futuro,

llevará la sonrisa a tu dormido bosque y tu mano

dará vuelta a la página.

 

Reconocí tu alma y ahora te invito,

con la partitura impresa en mis palabras,

te invito a decir ¡Sí a la vida!

Mi partitura

Mi oda a la juventud se había traspapelado.

Pero hoy, envuelta en polvo y tiempo,

olí su recuerdo.

 

Y olía a café

permanente compañía de mis noches en vela.

Y olía a descuido

salpicando la inexperiencia de aquellos años.

 

Ahora te reescribiré, mi vieja partitura.

Y tus notas, conservando el frescor de la juventud,

sonaran melódica madurez.

 

Y olerás a ilusión…

aquella que marcará cuanto me quede por vivir.

Y olerás a amor…

el que siento por cuanto afecto y recuerdo me ayuda a seguir.

__________________________________

Autor: Sole Moreira

Palabras

Leyendo mi fábula

apareciste en mi vida,

surgiste de entre sus páginas.

Y mi imaginación,

entre la realidad escrita  y la intensidad oculta,

comenzó a volar.

 

Dos personajes, una vida  y palabras.

Una vida simple

luchando por ocultar el vacío

de un mundo posible.

 

Dos personajes, una vida y palabras que se entrelazan,

confluyen en un mismo deseo

crear algo nuevo.

Tu deseo…mi deseo

la plenitud de dos vidas,

la obtención de lo bello.

_____________________________________

Autor: Sole Moreira

Nuevo año

Amanece un nuevo año,

365  auroras salpicadas de imprevistos,

presumibles circunstancias que apadrinan,

preludio del guiño y la sonrisa.

365 crepúsculos merecida tregua,

meditado ejercicio de lo percibido,

agradable cuna de lo aportado.

 

365 auroras que conocerán otro ocaso.

El que pareciera asfixiar,

razón de duda,

motivo de lágrima.

 

Un año de vida impresa.

contadas albas necesitadas

precisando del buen hacer.

Aquel que no entiende

ni permite, ni quiere

entender fracaso al ocaso.

Aquel que labra cada día,

obteniendo la circunstancia que cobija

la que protege y avala tu sonrisa.

 

Nuevo año, folletín de vida…

365 sonrisas.

____________________________________

Autor: Sole Moreira

mano (6)