Inmovilidad, la justa

Frío,
yermo,
desierto,
en silencio
arrugas tu pelo,
sus hebras de hielo.

Huido,
absorto,
solitario,
adoptas el falso sopor
inducido por el miedo.


¡Vibra!
¡Camina!
Ventila cuanta cana
nació en otra etapa,
de otra aflicción ya vencida.

¡Vibra!
Porque
será tu nervio
el mejor compañero 
para superar la tempestad.

¡Camina!
Porque
solo con acción
hay posibilidad de reacción.
¡No apagues la voz del impulso!

Y recuerda.
Ya sea la respuesta positiva o adversa,
siempre portará pequeños toques de motivación.

_______________________________
Sole Moreira

Por más que pese la mochila, mantén firme tu vuelo hacia la meta
Anuncios