Asfixiante silencio

Difusa niebla despierta mi día,
hoy te sé huida.

Con premura en la acción,
con determinante frialdad, 
tu pisada se fue a otra isla
sin pronunciar un adiós.

Difusa niebla despierta mi día,
opresiva apatía.

Y la palabra no llega,
la noche se antoja eterna.
El camino se repliega evaporando la idea,
la magia que aporta la entrega.

Difusa niebla despierta mi día,
húmeda, fría.

Consiguiendo cegar mi tiempo,
ese que transforma el silencio en arte,
llameante vela traspasando
la mudez que sugiere noche.

Difusa niebla oculta mi isla,
dormida en el recuerdo de tu caricia.

__________________________________
Sole Moreira
Hoy seré niebla, mañana… ¡mañana osadía!

Anuncios