CESÓ EL VUELO

Lo hice mío, porque lo necesitaba.

Lo hice mío y replegué mis alas.

 

Ya no existía necesidad de surcar el cielo

porque el bosque se convirtió en su reflejo.

 

Alma herida a la deriva,

temiéndose fría y vacía.

Alma dolida y sangrante

la de mi dama errante.

 

Pero el sauce me acarició,

el pino resguardó mi lluvia,

el abeto me mostró el sol y

la madreselva me habló del color.

 

Lo hice mío y replegué mis alas.

Ya no precisaba más vuelo que el de mi mirada.

Lo hice mío porque en él encontré

lo bello, lo humano, lo bueno… al fin te encontré.

______________________

Autor: Sole Moreira

Derechos reservados

bosque-2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s