¿Dominar a la bestia?

La mirada desnuda…abierta

ante aquel que la reclama.

El corazón compartimentado

entre afecto, cariño, calidez… amor.

Un alma que arropa sin miedo

a aquel que cree amigo.

Sin disfraces, sin intrigas…

sin engaños ni avaricias.

 

Perfecto blanco

del depredador sin alma,

de aquel que quiere, mas no entiende de dar.

Perfecto blanco

de las miserias de la vida,

pues no vacila en hacerles frente,

ni piensa, ni teme las posibles consecuencias.

IMG-20151012-WA0027

Entonces el depredador te atrapa,

tu mirada le pide calma,

tu corazón le habla de calor y tu alma,

tu alma percibe sus ganas, cree en la transformación.

Y es que nos gusta sentirnos necesitados y salvadores,

pensarnos capaces de enmendar errores de otros,

y ante el empeño, a veces, erramos nosotros.

 

Y la mirada cristalina, el corazón que se abre y el alma que vuela,

terminan atrapadas por un fino velo.

Aquel que crea el daño recibido,

al sabernos utilizados por quien no siente.

Aquel que teje el error cometido por la falsa lectura.

Una fina mosquitera sin más pretensión que  evitar la nueva herida.

___________________

Autor: Sole Moreira

Derechos reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s