Sueño y temor

¿No llegáis a sentir por momentos que es pecado soñar?
A veces, la fuerza de lo soñado es tal, que asusta

Asusta a quien te acompaña
Hace temer a quien no participa de él
Hace dudar de ti a quien no lo ve

Porque ese alguien…
ante tu felicidad…
tus ganas de vivir, tu riqueza interior
se asusta y piensa.

Piensa en tu ausencia al verte distante
Piensa en tu olvido al no decir
Y no valora o se olvida del apoyo, el estar ahí cuando en verdad lo necesita.

FB_IMG_1432294580488

Es entonces cuando vuelves a sentirte pequeña,
cuando el temor a seguir soñando acecha,
y peligra tu yo… tu mundo al buscar la salida más fácil
“Dejarse llevar”

Es posible que tema a mis sueños
pero me niego a dejar de tenerlos, y por ello
SEGUIRÉ LUCHANDO POR ELLOS

Un simple guijarro

Te caes… te levantas,
tropiezas… te apartas,
evitas… encuentras,
lastimas…

Lastimas… sin querer, sin premeditación ni alevosía
Lastimas… dañas y luego… te encierras en tu mundo buscando justificación al dolor causado
Lastimas… hieres, te arrepientes y… meditas

IMG-20150515-WA0004

Meditas y regresas buscando consuelo…
caricias que mitiguen el dolor,
palabras llenas de esperanza,
sonrisas que indiquen “Ya pasó”

Lastimas… meditas… regresas…
¿Hasta cuando?
¿Cuanto más puede durar?
Algo se va perdiendo entre dolor y retorno, pérdidas difíciles de recuperar.

Meditas, regresas. Más… salva ya ese obstáculo.
Porque a veces, el más nimio de los problemas…
termina siendo la razón de una gran pérdida.