Solo agua

Somos agua, una corriente continua que fluye de manera inconstante:
Fluye
– Pura energía durante la primera etapa de nuestra vía, chocando contra toda roca que se interponga en nuestro camino.
– Verdaderos caudales de agua bajando pendientes, cuando adolescentes. Necesitados de la mano de nuestros progenitores actuando cual embalses o evitando que elijamos la vertiente equivocada.
– Recreándonos en esos momentos de nuestro transcurrir por la vida que nos llenan, nos hacen crecer. Es ahí donde comenzamos a construir nuestra propia isla, rodeándola con nuestro río interior.

Con un poco de suerte, daremos más importancia a quién nos ofreció su mano al chocar con la roca, a quién evito un desbordamiento con sus manos y por supuesto a los tesoros de nuestra isla. Porque, valorando lo que tenemos, lo que fuimos y lo que somos, llegaremos hacia la desembocadura de nuestro río dejando que nuestras aguas canten e ilusionados por llegar al mar.

No pierdas la energía de esas primeras aguas ni la potencia de su canto.

La distancia

No importa si el océano de un adiós sin retorno se interpone entre nosotros. A pesar de no poder tocarte e incluso no poder hablarte…TU ALMA SIEMPRE VIAJARÁ UNIDA A LA MÍA.

Tu alma me tocará. Tu alma, convertida hoy en estrella, me ayudará a encontrar la respuesta correcta.