A ti, duda que nublas el alba perturbando café y sonrisas, te despojaré de fuerza y mando.