¡Stop!

¡Quise decirlo!

Mi voz, falló

¡Intenté cantarlo!

Los acordes, huyeron.

 

Me reí.

De mi propio veredicto,

de lo absurdo, lo incoherente,

de cuanto engreido duende me visitó.

Me reí, de cuanta maravilla trajo lo absurdo

y entendí.

 

Percibí.

La templanza recobrada,

el valor de cada carcajada,

lo superfluo de mis espectros.

Percibí cada  diablura  escudo ante la incoherencia

y volví.

 

Ahora, mi voz no falla

y lo grito

¡Recuperando la armonía

abrazo cada acorde!

___________________

Autor: Sole Moreira

Derechos reservados

ojos

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s