El pensar de la mirada

Explosión de color o angustia invitando a la batalla, quién sabe. Tal vez el susodicho color sea el premio tras la batalla.   Dama inquieta que visitas mi humilde morada, da tregua a esta espalda cansada. Deja fluir la idea que proyectan mis ávidos ojos.   Pues, la mirada apagada, se transforma en acuarela de audacia.Sigue leyendo “El pensar de la mirada”