Escudo humano

Cuan fácil nos resulta culpar a un tercero de nuestras miserias, creerlo el origen de nuestros problemas y condenarlo sin derecho a defensa.
Cuando el problema nos supera, cuando no queremos afrontar la realidad, asumir nuestra parte de culpa. Cuando nos negamos a ver que nosotros mismos propiciamos el problema surgido, porque nos vemos perfectos, nos creemos poseedores de la verdad suprema… Odiamos sin más.
Y es un odio que corroe las entrañas, un sentimiento visceral que terminamos dirigiendo hacia un tercero, haciéndole diana fácil sobre la cual clavar dardos de odio, rencor, celos…Lo insultamos, lo rebajamos hasta tal punto que llegamos a hacerlo sentir como el peor de los virus.
Y entonces, erróneamente, pensamos que el problema ya está solucionado. Nos creemos que todo irá mucho mejor a partir de ahora, que el mal fue arrancado de raíz.

ojos llorando 1

Cuan ilusos podemos ser a veces.
Mientras no afrontemos nuestras propias miserias, el problema seguirá estando ahí. Mientras no aceptemos nuestra parte de culpa, la solución se hace imposible.
Empecemos por asumir nuestros fallos, por dejar de culpar a terceros de todo lo malo que nos acontece.
Quizás así, podamos comenzar a caminar hacia la salida del túnel donde nos hayamos inmersos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s