LAS ESTACIONES DEL MAR (5)

PRIMAVERA – TU DUENDE

Atrevido apéndice en mi sueño
reclamándome a su vera.
Así te vi.
Posibilidad en lo incierto
necesitando la admitiera.
Así te sentí.

En la noche de mis mañanas
me invitabas a seguir,
quebrar el no,
olvidar la cautela de mi duna,
desechar lo inerte,
sorber lo óptimo.

Mi sueño captó tu duende,
marea de mil batallas,
afirmación.
Captó el porqué de quien te pretende,
porqué te ama quien te halla.
Eres pasión.

Eres marea alta inundando mi playa,
espabilando el brío
tu tañido.
Cristalino tul trepando esta atalaya,
despejando sus dunas,
lo temido.

Eres marea baja calmando la furia,
instigando al estudio
del pasado.
Contenida efervescencia,
origen de vida,
de futuro.

Eres fructífero pasado,
pleamar de ideas,
firme pilar.
Eres apéndice de un presente,
el que rompe con lo temido
para volver a brillar.

Solemoreira