No te agotes, reinventa tus estructuras

Imagina, la armonía de una flauta al despertar. Prueba, el sabor del silencio que lleva a la verdad. Nada acaba, cada paso nos invita a comenzar. Nada frena, salvo el pánico a afrontar la realidad.   La advertencia de un stop no es suficiente para callar tu instinto. ¡Estás vivo! Todo puede traducirse en renacer.Sigue leyendo “No te agotes, reinventa tus estructuras”