Ave Fénix

Fracturado el pensamiento

la escarcha se hizo llanto,

la lluvia afilada garra,

el viento…el viento soledad.

Fracturado todo paso

el minuto habló de astío,

la hora clamó olvido,

el día…el día dormida paz.

 

Y en la soledad del viento,

cobijado por la aparente paz,

decidió  que ya era tiempo.

¡Tiempo de embeber cada fragmento

tiempo de unir pensamiento y caminar!

Despertó al día acompañado de lluvia,

recobró el paso hacia el cálido café y,

acomadando su cansancio en el mullido sofá,

dió un giro a su sueño

lo acopló a su realidad.

__________________________

Autor: Sole Moreira

Derechos reservados.

1909927_10207100548064906_8797395199422022634_n