Etérea

Adolescencia caminando hacia la madured,

timidos capullos oliendo a primavera…

Ella vigilaba no nos quemara la helada

¿Recuerdas?

 

Recuerda:

la huella y el perfume a primavera de su abrazo,

el afecto  impreso en cada regaño.

El cariño se mantiene y la distancia se hace nada.

 

Nada porque,

a pesar de la alta montaña, del inmenso mar,

rescatas a tu antojo su mirada,

revives la calidez de su morada.

 

Ahora ya no hay mar ni montaña,

se ha vuelto cielo, aroma y viento,

etéreo su movimiento.

 

Tocará a su antojo, calmará el momento…

su abrazo será la brisa de primavera,

su beso refrescante agua de verano.

Y, cuando te alcance el invierno,

deja te roce el viento de su recuerdo.

____________________

Autor: Sole Moreira

manos (2)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s