Etérea

Adolescencia caminando hacia la madured,

timidos capullos oliendo a primavera…

Ella vigilaba no nos quemara la helada

¿Recuerdas?

 

Recuerda:

la huella y el perfume a primavera de su abrazo,

el afecto  impreso en cada regaño.

El cariño se mantiene y la distancia se hace nada.

 

Nada porque,

a pesar de la alta montaña, del inmenso mar,

rescatas a tu antojo su mirada,

revives la calidez de su morada.

 

Ahora ya no hay mar ni montaña,

se ha vuelto cielo, aroma y viento,

etéreo su movimiento.

 

Tocará a su antojo, calmará el momento…

su abrazo será la brisa de primavera,

su beso refrescante agua de verano.

Y, cuando te alcance el invierno,

deja te roce el viento de su recuerdo.

____________________

Autor: Sole Moreira

manos (2)

 

Publicado por Solenoviembre

Pincel, brocha, lienzo, pared... Lápiz, pluma, teclado... Compañeros de viaje que me permiten hallar la musicalidad del día. No agotes tu amanecer atrapado en el gris, ve en busca de tu paleta de color.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: