Te recuerdo en mis hazañas

Me quedé tu rosa, tu blanca rosa y mis pensamientos, los que florecian ante lo escuchado, los que se negaron a olvidar mis pasos. Me quedé tu rosa, su aroma y tu fragancia, la que estimulaba mis entrañas, la que pintaba mi atmósfera cada mañana. Me quedé tu rosa, el sello que adoptó mi alma.Sigue leyendo “Te recuerdo en mis hazañas”