Tatuada

Acoplada a tus mañanas,

sumergida en tus batallas,

inmersa en cuanto pensabas,

en cuanto decías, hacías o sentías.

Tatuada en tu camino cual perfecta sombra.

Hasta que llegó la tormenta.

Lo correcto se tornó insatisfecho,

lo omitido… necesitado de habla.

Tus palabras y hechos ya no bastaban.
Un día el tatuaje cobró vida, tu camino se desdibujaba.

Tu respuesta se transformó en querer.

Querer acoplarte a mis mañanas,

querer absorber cada una de mis palabra.

Querer ser tú quien librase mis batallas,

sin entender que era yo quien necesitaba librarlas.

De pronto te sentí tatuado en mi espalda.

Olvidaste sentir placer.

Mientras mis alas se agitaban en tu brazo,

olvidaste sentir su tacto.

Mientras mi vuelo se alzaba desde tu mano,

olvidaste el placer de lo inesperado.

Tu tatuaje pesaba a cada paso.

Te hablé de mis sueños,

de lo vivido en cada vuelo,

Te hablé de libertad compartida pero no sometida,

y, cuando captaste la idea, se fueron truenos y rayos.

Te quiero en mi camino pero sin sentirte tatuado

_____________

Autor: Sole Moreira

Derechos reservados

 

mano pájaro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s